AMIGO IMAGINARIO… ¿Fantasía o algo más?

AMIGOS IMAGINARIOS

Enma era una niña tímida de tan sólo 6 años, siempre prefería la compañía de sus muñecas a jugar con sus amigos y amigas en el jardín. A sus padres; Leticia y Jorge; les resultaba algo extraño y preocupante verla que no socializaba con otros niños de su edad, así que tomaron la decisión de mudarse y cambiar de aires, quizás un nuevo vecindario, nuevos amigos le vendría bien a su pequeña Enma.

En la nueva casa en la ciudad, era más de lo mismo, Enma y sus apreciadas muñecas. Sus padres la inscribieron en distintas  actividades divertidas en el colegio para que  pueda encontrar amigos, y así poder distraerse y desenvolverse, pero parecía que a la pequeña no le importaba tanto tener nuevos compañeros de juego, Enma lo único que quería era regresar a casa, allí tenía una casita en el árbol y poder jugar con alguien a quien ella llamaba Milagros. Sus padres al principio pensaron que Milagros era  el nombre de algunas de sus muñecas a quien la pequeña se aferraba tanto desde la anterior casa. Leticia; la madre, escuchaba siempre como Enma se divertía en el jardín, dentro de la casita de madera, pequeños pasos, risas sin parar, susurros  como si se tratase que estuviese jugando con alguien dentro. Algunas veces llegaba a entrar y encontraba garabatos, dibujos de su pequeña Enma y una niña algo extraña junta a ella.


Todos jugamos con amigos imaginarios alguna vez en nuestra infancia, es un hecho que no debe preocupar a los padres, sino que deben actuar con naturalidad: ni rechazarlo ni ignorarlo.

No obstante, este amigo imaginario puede dejar de ser un aliado cuando “interfiere de manera negativa en la vida del pequeño, porque le limita en sus quehaceres cotidianos, evitando que lleve a cabo su vida habitual o acarrea experiencias negativas, como el miedo. La existencia de esta figura imaginaria debe aportar experiencias de juego con las que el niño o niña se divierta y con las que obtenga emociones positivas”,  aclaran los expertos.

Pero…¿cómo estar seguros de que no son fantasmas?

Se dice que existe un vínculo especial entre los niños y los espíritus de personas fallecidas. Muchos afirman que esta comunicación “especial” se atribuye a la inocencia del pequeño y sobre todo por no tener “ese miedo” a las cosas que no entienden, mientras que una persona adulta, en general, se mostrará más temeroso a lo desconocido.

Muchas personas se preguntan si un niño puede ver fantasmas o por el contrario es una invención fruto de su imaginación. Esto ha creado una gran controversia en nuestra sociedad durante años. Algunos niños tienen un don especial para poder verlos y comunicarse con seres del más allá y no siempre se trata de un amigo imaginario creado por nuestra mente para así no sentirnos solos, sino de alguna presencia no física, amigable o no; no lo sabemos.

todoMISTERIO te recomienda

LIBRO “AMIGO IMAGINARIO”

Stephen Chebosky regresa con otro libro increíble; la historia de un niño, un amigo imaginario y la forma cómo enfrentamos nuestros miedos.

LIBRO JUVENIL DE MISTERIO

COMPRAR AHORA


Otros libros que te pueden interesar…