LA VISIÓN APOCALÍPTICA DE SARAH HOFFMAN

Sarah Hoffman estadounidense que en 1979 intentó suicidarse. Mientras estaba en trance, se le fue revelado visiones apocalípticas sobre el Fin de los Tiempos. A continuación sus predicciones aterradoras señalando un holocausto nuclear insertados en la tierra, desastres naturales, epidemias, virus, catástrofes que acabaría definitivamente con nuestro planeta.


SEÑALES DEL FIN DEL MUNDO

1979, Sarah Hoffman cae en el suelo de su habitación. Esta intentado quitarse la vida y pronto queda sin conocimiento…

Todo esta oscuro, no se ve nada a su alrededor, sólo a ella flotando en el espacio. Se palpa por todo el cuerpo, piernas, cara … todo parece estar bien pero no recuerda bien como llegó allí. En la lejanía, un enorme cuerpo circular empieza poco a poco a coger forma, Sarah se fija en el y reconoce con facilidad que es la tierra y sin saber muy bien cómo es capaz de ver distintas situaciones en distintos países a la vez y todo a cámara rápida. Pero en ocasiones podía ralentizar el tiempo para poder fijarse con detalle en acciones, en lugares, o incluso en objetos y personas.

De repente, un estruendo la hace fijarse en un punto concreto de la tierra. Ve salir un misil y sale desde Libia con dirección a Israel que al impactar crea una gran explosión en forma de hongo. Pero por lo que parece no es Libia la que quiere atacar Israel, sino Irán, que crea una operación secreta para intentar confundir y lanzar misiles fuera de territorio iraní. A partir de esa explosión, pudo ver como empezaban a lanzarse misiles por muchísimos puntos de la tierra creando cientos de explosiones nucleares. Había misiles volando de un lado a otro por todo el cielo de la tierra, pero se fijo que muchas de las explosiones no venían de misiles, sino de la misma tierra como de bombas que ya estuvieran allí.

La mujer, fija ahora su mirada sobre una ciudad, es Nueva York. Le llama la atención que la mayoría de los edificios de la urbe empiezan a derrumbarse y en cuestión de minutos todo queda envuelto en una nube de polvo y montañas de escombros. En uno de los edificios hay una mujer de pelo corto y moreno, vestida de color beige que va de la mano con una niña de unos 7 años con el pelo corto y castaño. La espesa nube de humo las obliga a soltarse y la niña queda llorando desconsolada, agitando los brazos para intentar retirar el polvo que flotaba en el ambiente y encontrar a su madre.

Por las calles de la ciudad todavía podía verse gente. Se fijó bien y veía como iban cayendo al suelo, unos se desplomaban fulminados, otros caen al suelo entre gritos y llantos. Todos tenían síntomas de estar enfermos, en concreto de dos enfermedades: Una de las enfermedades produce en la piel grandes ampollas blancas en la cara y  manos, yagas por todo el cuerpo;  la otra enfermedad es una especie de gripe. La gente sangraba por la nariz, oídos, boca, y ojos.

Y se dio cuenta que esto no sólo estaba pasando en Nueva York, sino que en San Francisco, Los Ángeles y Salt Lake city la gente también estaba muriendo de forma masiva. Los virus eran tan agresivos que en menos de 24 horas la tasa de contagio era casi de la totalidad de los habitantes de la tierra. Sarah enseguida piensa que es una guerra bacteriológica, las enfermedades no parecen naturales y ve como los virus salen de unos contenedores pequeñitos llevados a Estados Unidos y dejados por personas entre la multitud.

La civilización colapsa y hay un éxodo hacia el campo. Las ciudades se quedan sin electricidad, sin agua potable y sin suministros, los coches se amontonan por calles y carreteras. Pero lo peor es la violencia, la gente era como si hubiera enloquecido, se crean pandillas y la gente se matan unos a otros simplemente para sobrevivir, pero muchos lo hacían por poder o por placer.

Un larguísimo invierno nuclear cae sobre la tierra y con el llegan largas sequias, tormentas eléctricas, inundaciones y un sinfín de plagas.

Sarah por un momento sale de su estupor, está muy desconcertada, no tiene muy claro el concepto del tiempo no sabe muy bien si lo que esta viendo es el presente o algo que ocurrirá en 300 años.

Los gobiernos han caído, la economía ha desaparecido y la anarquía es el nuevo sistema. Las escenas de hambruna que se producen son crudísimas, gente de Estados Unidos desenterrando gusanos para poder llevarse algo a la boca. Apenas hay agua, y la poca que hay esta contaminada, pero la gente esta sedienta y termina bebiendo y enfermando.

La visión de Sarah asciende para poder ver una panorámica de la Tierra, y observa que esta muy oscuro, las grandes ciudades se han apagado. Pero tímidas luminarias aparecen en el oeste y este de Estados Unidos. Son grupos de personas que han decidido vivir en paz y ayudarse entre ellos de forma altruista. Estos grupos podían ser decenas o de miles de miembros y eran muy respetados entre las pandillas pues, aunque fueran pacíficos iban fuertemente armados. Eran trashumantes y vivían en tiendas de campaña. Se les conocía como las Ciudades de Luz.

Siguen saliendo misiles en dirección a Estados Unidos. La mayoría impactan en Nueva York, Los Ángeles y las Vegas.

De repente, una bola de fuego del tamaño de una pelota de tenis pasa muy cerca de Sarah, y ella hace el ademan de esquivarla. Se da cuenta que miles de esas bolas de fuego están cayendo en la tierra, como una lluvia de meteoritos. Todo lo que tocaban estas bolas lo envolvía en llamas, tanto objetos como personas.

El tiempo pasa. Se siente que hay una cierta estabilidad y equilibrio en la Tierra. Pero vuelve a estallar otra guerra. Tropas rusas invaden Estados Unidos por el este y tropas chinas por el oeste. Es una guerra muy corta en la que sale victoriosa Estados Unidos. Esta ultima guerra, sumada a las anteriores catástrofes, crea una alteración en la atmósfera. EL humo de las ciudades se vuelve muy espeso y oscuro. Empiezan a darse tremendos terremotos que sobre todo golpean en las ciudades de Utah y California. Estos sismos provocan volcanes por toda la parte oeste del país. Enormes olas barren la costa oeste y agua que mana de la tierra inunda miles de hectáreas de terreno. Llueve ceniza por todas partes, el sol se oscurece, parece que vuelve otro invierno nuclear.

Sarah vuelva a acercar su visión a las personas y observa que otra enfermedad esta atacando. Esta vez empezaba dejando puntos rojos por todo el cuerpo, que luego se convertían en yagas que deformaban la carne y el hueso. Era espantoso, miles y miles de muertos dejó tras de si esta epidemia. Los cadáveres eran apilados en montañas para luego quemarlos, el olor era insoportable.

Un gran temblor hace estremecer todo. Sarah desde las alturas ve como un gran terremoto parte a Estados Unidos en dos. El agua del mar entra por la gran brecha, desde el golfo de México hacia los grandes lagos creando un gran mar interior. Los grandes terremotos empiezan a surgir por todo el planeta, provocando tsunamis que inundan casi la totalidad de los continentes.

El ser humano prácticamente está extinto, queda muy poca vida en los mínimos territorios que el agua no ha sumergido. El aire comienza a soplar, cada vez con más y más fuerza. Éstas rachas de aire llegaban a ser más fuertes que cualquier huracán o tornado. Los árboles eran arrancados, muchos animales eran aplastados o salían volando, y la humanidad se tubo que refugiar en cuevas.

Cerca de la tierra esta pasando un cuerpo gigantesco parecido a un planeta. Y de alguna manera se llega a entender que todos esos gigantescos huracanes y terremotos son provocados por ese astro.

Parece que todo ya esta acabando. Sarah vuelve a alejarse para poder ver la tierra a distancia. Aparece en la lejanía un punto rojo. Parece que no es nada, pero poco a poco va creciendo. Es porque se esta acercando hacia Sarah, mas exactamente hacia la tierra. Una inmensa bola de fuego termina impactando en la tierra llegando así el final de la Humanidad y del planeta Tierra.

La mujer quedo aterrorizada y entristecida. pensó que lo mejor seria volver a su cuerpo y vivir para poder contar su visión e impedir el fin de la humanidad.