PARÁLISIS DEL SUEÑO… CUANDO TU CEREBRO DESPIERTA ANTES QUE TU CUERPO.

PARÁLISIS DEL SUEÑO

Todo comienza así… Te despiertas en la noche; observas que te encuentras en tu habitación, todo está tal como lo conoces; y te das cuenta que no puedes mover ningún músculo, tus brazos y piernas están paralizados por una extraña fuerza que desconoces, tampoco puedes pronunciar palabra alguna, quizás trates de gritar fuertemente pidiendo ayuda, pero al final no puedes, esa fuerza desconocida se ha apoderado de tu cuerpo; probablemente sólo puedes abrir y cerrar los ojos, mientras todo tu cuerpo está en estado vegetal. No puedes girar tu cuello y ver qué es lo pasa a tu alrededor. Lo peor está por empezar; comienzas a sentir, a percibir una presencia que te observa fijamente, sombras alrededor de tu dormitorio que no puedes ver debido a que tu cuello  y todo tu cuerpo aún no responden. Esa presión en el pecho a causa de la desesperación de no saber que sucede. En mi caso, sentir esas presencias oscuras era lo peor, sombras que te arrastraban a otra dimensión, mientras luchas por salir del trance, como si quisiesen llevarse tu alma, te sientes asustada. Ya no recuerdo como llegué a escapar, sólo no quería volver a dormir.


A éste tipo de situación desesperada y casi terrorífica se le reconoce como “La parálisis del Sueño” que científicamente es un trastorno que aparece durante la fase REM del sueño. De manera característica, la persona no puede mover ninguna parte de su cuerpo excepto los ojos, y el diafragma al respirar,  impidiendo moverse y hablar cuando se pasa del sueño a la vigilia. Un episodio bastante común que suele generar cierta angustia a quien lo padece, ya que suele ir acompañado de alucinaciones. Por momentos, nuestro cerebro y cuerpo se descoordinan, y de ahí parte que primero recuperemos la consciencia antes que la movilidad corporal

Este trastorno del sueño, que se sitúa dentro del grupo de las parasomnias, según la Clasificación Internacional de Trastornos del Sueño, afecta a 1 de cada 1.000 habitantes.

No se ha llegado a explicar si éste fenómeno del sueño es neuronal, o paranormal; porque muchas de las personas que sufren éstos ataques, logran ver entidades que interactúan con ellos mientras estos no se pueden mover.

En los libros médicos que datan del año 1660 se pueden encontrar informes de la parálisis del sueño, con pinturas que retratan a seres espeluznantes y tenebrosos, descritos en aquella época por personas que sufrían este tipo de  trastorno.

¿CÓMO SE PRODUCE TÉCNICAMENTE LA PARÁLISIS DEL SUEÑO?

En realidad lo que se produce es un desfase temporal entre la entrada a la fase REM, de mayor actividad cerebral, y la fase de relajación muscular total, que la precede y que termina cuando nos despertamos.

…………………………………

TE PREGUNTARÁS AHORA… PERO ¿QUE ES LA FASE REM?

La fase del sueño REM, que en sus siglas en ingles significan (Rapid eye movement), o Movimiento Oculares Rápidos en español (MOR), es una de las fases únicas del sueño que se caracteriza por la pérdida del movimiento  muscular y por la presencia de movimientos rápidos en los ojos.

Cuando descansamos y llegamos a la fase REM, podemos percibir los sueños y pesadillas mediante imágenes que nuestro cerebro recopila durante el transcurso del día, por tal razón el cerebro bloquea el movimiento de nuestro cuerpo para no lastimarnos cuando estamos dormidos. Es decir, si se está soñando sobre una situación de peligro, una persona se movería golpeando o huyendo, pero no sucede gracias al locus paracelurius. El problema llega cuando, ya luego de despertar, este sistema sigue activo y tarda en desactivarse.

…………………………………

De este modo, puede suceder que justo cuando estamos entrando en la fase REM, con todo el cuerpo relajado, suframos un pequeño despertar de la conciencia, pero nuestro cuerpo no responde igual, sino que sigue relajado y no nos permite movernos hasta pasado un tiempo. Las alucinaciones son debidas a que estamos entrando en la fase REM, en la que el cerebro organiza una limpieza y procesado de toda la información recibida durante el día mediante los sueños. En consecuencia, las alucinaciones son en realidad pedazos de sueños.

Sin embargo, la parálisis del sueño también puede pasarnos al despertar, pero el fenómeno es el mismo: se desincroniza el final de la fase REM y la recuperación de la actividad muscular, de modo que nos despertamos pero no podemos movernos. También en estos casos pueden darse las alucinaciones, puesto que estamos terminando de salir de la fase de los sueños, con la consiguiente angustia y susto.